D. Carlos Navarro Díez (Fragata 1988)

D. Carlos Navarro Díez

D. Carlos Navarro Díez

Ingeniero Industrial Mecánico

Carlos Navarro Díez, Ingeniero Industrial Mecánico por la Universidad de Navarra. Trabaja en el Grupo Renault-Nissan desde hace 16 años y es Jefe del Departamento de Fabricación.

Comencemos por lo más cercano y actual. ¿Dónde trabajas y desde cuándo?
Actualmente estoy destinado en una factoría que el Grupo Renault tiene cerca de París, producimos motores y cajas de velocidades. Hasta hace aproximadamente dos años, he trabajado en la planta de Motores de Valladolid en diferentes áreas, pero siempre dedicado a la mecánica de los vehículos Renault-Nissan.

¿En qué consiste tu trabajo en Renault?
Soy Jefe del Departamento de Fabricación de la planta y responsable de la producción diaria de la factoría. En grandes rasgos la organización de los equipos, los métodos de producción o los nuevos proyectos de motores futuros que hay que implantar en las líneas actuales.

¿Cómo es un día de tu trabajo en la factoría?
Nada más llegar a la planta, consulto los resultados del día anterior: reúno al equipo de managers de diferentes áreas y planificamos juntos el día.

Mantengo una agenda bastante fija y metódica. Durante la jornada tengo una serie de puntos de seguimiento con el equipo sobre producciones, paradas de máquinas, resultados calidad… A partir de esos resultados tomamos unas u otras decisiones.

A lo largo de la semana ya hay fijadas otras reuniones para asuntos de medio o largo plazo, como la estrategia de motores futuros, que aseguren la continuidad. Tengo encuentros fijos con los otros departamentos de proyectos, compras, proveedores, para conocer otras áreas que interrelacionan también con nosotros. De otra manera, los problemas de cada día, consumirían todo el tiempo para poder abordar otras áreas importantes.

Tengo un tiempo definido para visitar los talleres, operarios y líneas, lo más cerca posible del terreno. Saludo a los operarios que voy encontrando, y escucho las incidencias que hay en curso o las modificaciones de las instalaciones que estamos realizando.

La verdad es que apenas hay huecos libres, que no estén ya planificados por adelantado. Mantener la planificación y ser sistemático es la única manera de poder abordar el día a día de una fábrica.

También organizamos visitas de benchmarking entre las factorías de otros lugares del mundo para compartir ideas de mejora y los avances que podamos aplicar nosotros. La industria del automóvil es una competición constante entre todos los fabricantes. 

Trabajar con constancia, dar lo mejor que uno sepa, no importa en qué área ni frente a quién, y siempre, siempre, siempre con transparencia, humildad, sin conformismo y con sentido de equipo

¿Qué has aprendido, qué valoras ahora cuando tienes tantas responsabilidades?
La mayor satisfacción es ver que, a pesar de dificultades, tensiones, negociaciones, los resultados se consiguen, y que los colaboradores sean partícipes de ese éxito. La gran diferencia hoy en las empresas es el compromiso del equipo, es lo más complejo de lograr. Las máquinas, los robots o las inversiones en un mundo globalizado están ya disponibles en todas las factorías. Lograr transformar un grupo de personas en un equipo líder y unido, es la mayor satisfacción. Quizás es algo que se puede comparar con los valores que pueden encontrase en una familia unida o un equipo deportivo: honestidad, compartir los buenos y malos momentos, corregirse y ayudarse unos a otros. Se juega como se entrena.

Pasar de una ciudad media como Valladolid para ir a París, supongo que os habrá costado un poco a Carmen a ti y a los niños.
La ciudad y las distancias son enormes. Salir de madrugada al trabajo y regresar ya de noche con muchas cosas en la cabeza, quizás es la parte menos agradable. Pero nos ha dado la oportunidad de abrir la mente y relacionarnos con personas muy diferentes. Aprovechamos también para visitar los fines de semana ciudades de Francia, Bélgica… Mamen, mi mujer, es mi apoyo en todo momento y se ha adaptado extraordinariamente. Ella tiene su grupo de amigas “expatriadas”. También los niños asisten a un liceo donde hay compañeros que vienen de otros países, por lo que son muy abiertos. Este año tenemos una niña americana viviendo con nosotros y nuestro hijo mayor está en una familia en Texas. Desde muy pequeños se han habituado a conocer gente diferente y abrirse a nuevos entornos. Creo que esta es la parte más positiva. Estoy seguro que a pesar del paso del tiempo tendrás recuerdos de tu época de estudiante.

A los alumnos de Bachillerato: “Aprovechar toda la formación, conseguir hábitos de constancia. La educación que ahora reciban en el colegio y en su familia, será lo que les va a marcar en su forma de ser y relacionarse”

¿Cómo era Carlos cuando cursaba BUP, COU?
Como todos los chicos a esa edad, con mucha energía, y grandes amigos. Metiéndonos en muchos líos y casi siempre saliendo de ellos ja,ja,jaja! Seguro que hemos hecho pasar momentos complicados a nuestros padres y profesores, que no siempre supimos entender.

Ahora con perspectiva, solo tengo agradecimientos a mis padres, hermanos, amigos y profesores, gracias a ellos y a sus valores, podemos transmitirlos a nuestros hijos y eso también se nota en el entorno del trabajo. La infancia y adolescencia marca de una forma extraordinaria. Recuerdo con especial cariño a los que ya no están (Santiago, Gonzalo, José Antonio). Las vivencias con los amigos en la adolescencia son las más intensas y aunque pasen los años, siempre estamos deseando reunirnos de nuevo, pasar por Peñalba y contar anécdotas. ¡Cada promoción tiene su pequeña historia!

Como nos leen los alumnos que el curso que viene comenzarán sus estudios en la universidad, ¿qué ideas, qué consejos les darías como algo fundamental de lo que no deben de olvidar nunca?
Aprovechar toda la formación, conseguir hábitos de constancia. La educación que ahora reciban en el colegio y en su familia, será lo que les va a marcar en su forma de ser y relacionarse. Trabajar la inteligencia académica y la emocional. Que aborden actividades que les permitan adquirir responsabilidades, en el colegio, asociaciones, trabajos de verano…, no sean conformistas, tomen decisiones por ellos mismos pero sin individualismos.

Intenten conocer gente nueva, trabajar en equipo y tener empatía hacia los demás. Busquen la oportunidad de hacer intercambios internacionales con estudiantes, mucho mejor si lo hacen contactando con otros chicos por sí mismos, más baratos y en familia. Aprenderán el idioma de verdad y tendrán amigos para toda la vida.

La parte técnica es importante en la ingeniería, pero cada vez se necesita gente que participe, sea amable, constante y tome decisiones cuando sea necesario, aunque no sean siempre fáciles, pero sepa explicarlas de forma honesta.

Author: AA Peñalba

Share This Post On

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: